be part of the conversation

Algunos motivos para construir una comunidad online en 2015

Algunos motivos para construir una comunidad online en 2015

Adriana Rocha, CEO de eCGlobal Solutions y experta en investigación online, nos habla en su interesante artículo «12 reasons why you should build an online community in 2015» publicado en el blog de GreenBook de los múltiples beneficios para la empresa que pueden derivarse del desarrollo y mantenimiento de una comunidad online «propietaria».

Hay que señalar, claro está, que el concepto que maneja Adriana es el de una comunidad amplia, abierta incluso, alejada del habitualmente mucho más limitado tamaño muestral de una comunidad centrada exclusivamente en la investigación. Esta experta en el mercado latinoamericano nos habla pues del inmenso potencial que reside en una comunidad en la que la empresa y sus clientes establecen una relación más próxima y directa, sin dependencia de terceros -como podría ser la alternativa mucho más habitual de una página en Facebook-.

Los beneficios de controlar completamente el marco en que esa relación se desarrolla son múltiples y variados, y las posibilidades de investigación infinitas cuando dispones de una muestra permanentemente disponible, predispuesta (que no condescendiente) y participativa. Obviamente eso tiene un coste, y requiere una mentalidad especial por parte de la empresa promotora, pero como dice la autora del artículo

«Finally it is time for companies to focus their efforts and social marketing strategies on what really works to attract and engage customers«.

 

 

1 comentario
  1. En USA (y otros países) llevan mucho tiempo explotando las comunidades exclusivas con fines de marketing. No se trata de investigación, va más allá, y aprovechan esa comunidad permanente para fidelizar a sus clientes, lanzar globos sonda y en general para mantener el control todo lo posible sobre la tan famosa «conversación». No he oído de experiencias similares España, así que supongo que o no las hay, o son tan de nicho que no llegan a mis oídos. ¿Conoces tú alguna?

Deja un comentario