be part of the conversation

Combinar metodologías online y presenciales

https://rwconnect.esomar.org/can-online-qualitative-research-be-potentially-misleading/

Combinar metodologías online y presenciales

Quiero invitar a la lectura (y posterior reflexión) de este artículo de Edward Appleton  en el RW Connect de ESOMAR. A raíz de una conferencia a la que asistió en Valencia, impartida por Peter Totman, de la londinsense Jigsaw Research, Edward plantea interrogantes y propuestas sobre la idoneidad de combinar metodologías online y presenciales en un mismo estudio.

El temor del autor del artículo es que, especialmente en estudios en los la temática a tratar tenga una cierta sensibilidad o los objetivos exijan una notable profundización en el tema, la metodología online puede quedarse corta, o peor aún, no lograr una participación suficientemente sincera por parte de la muestra. En su opinión, el cara cara permite al moderador ir más allá de lo superficial y de la apariencia e implicar al participante en la conversación de modo que la información obtenida sea más amplia y veraz. Estoy de acuerdo con él.

De hecho, la idoneidad de combinar online y presencial va más allá de esos casos más extremos y obvios. Si el presupuesto lo permite, la combinación de metodologías extrae lo mejor de cada técnica, sumando una gran cantidad de valor. Durante años colaboré con TNS en el desarrollo de una comunidad de usuarios expertos para un cliente de IT que combinaba una participación asíncrona continua en una plataforma online privada, con grupos de discusión presenciales con una fracción de la muestra. De ese modo podíamos combinar las valoraciones más individuales y reflexivas del foro con la espontaneidad y el debate de los grupos, con resultados sumamente interesantes. En otro caso realizamos un estudio para un cliente del sector motor en el que se complementó una comunidad online con entrevistas etnográficas en el hogar de los participantes más activos.

A veces realizar unas pocas entrevistas puede servir para validar hipótesis que surgen del estudio online; chequear «el tono» del discurso, que a veces se pierde en la comunicación digital; o incluso para profundizar en detalles que por algún motivo no se han recogido suficientemente bien en la pantalla.

Deja un comentario